martes, 27 de enero de 2015

Battlelore Segunda edición, cuando 2 son suficientes

Una portada muy llamativa, no??
Y es que cuando quedas con un amigo y tienes un par de horas por delante, qué mejor que jugar un juego para 2 de enfrentamiento directo??? Ya que La Muerte nos está preparando un par de entradas sobre wargames para iniciarse, y que la caja estaba ya abarrotándose de polvo, pues decidimos sacar uno bien ligero: Battlelore segunda edición. La diferencia más inmediata que se puede sacar con la primera edición es que este está ambientado en Terrinoth, ese mundo de fantasía de FFG, en lugar de la fantasía medieval "clásica" en la que estaba ambientado su predecesor.

El juego es realmente vistoso, las miniaturas son muy detalladas y "bonitas" (si, lo digo entre comillas, los demonios son todo lo feos que deben ser, jejejeje), y el arte gráfico me parece elaborado, pero todo esto es muy subjetivo, hablemos de cómo se juega desde la preparación del tablero hasta los puntos de victoria.

Si ya habéis probado el juego en su primera edición, sabréis que es un juego directo, sin medias tintas, un tablero hexagonal separado en flanco izquierdo, derecho y centro, y 2 bandos con hexágonos con tipos de terreno que se ponen para cada uno de sus escenarios según el elegido, y a dar castañazos a troche y moche. 

Justo después del despliegue, huestes listas!!
Cada jugador toma los componentes de su bando, las cartas de despliegue, más unas 11 cartas de despliegue de "peleles", 7 cartas de escenario, cartas de definición de unidad, las miniaturas de unidades, y las cartas de "lore" que en esta edición son propias por bando. Cada jugador se sienta en uno de los lados del tablero y selecciona una carta de escenario, en la que se especifica cómo conseguir puntos de victoria, y la orografía de su lado del tablero, así como en qué hexágonos en los que es posible desplegar las unidades. Estas cartas también definen quién será el jugador inicial para la partida. 

En pleno juego, repartido estopa!
Después de seleccionar la carta de escenario, cada jugador dispone de 50 puntos para gastar comprando sus unidades, así que toma en su mano las cartas pequeñas (tamaño "americano mini" para más señas), las de unidades y las de "peleles", gasta los 50 puntos y rellena el resto de posibles hexágonos donde puede desplegar unidades con cartas de "peleles". Es en este momento, cuando se dan la vuelta a las cartas y se muestra dónde están las unidades y se sustituyen las cartas por las miniaturas de unidades. Si los jugadores no han gastado todos los puntos, roban tantos puntos de "lore" como puntos no estén gastados, y cada uno toma en su mano 4 cartas del mazo común de órdenes.

El juego se desarrolla de una manera muy, pero que muy sencilla, gastar una carta de orden, activar las unidades que permita esa carta (las cartas por lo general indican en qué flanco deben estar las unidades que se activen), las unidades mueven, y atacan, se realizan contraataques en combate cuerpo a cuerpo, y se retiran las bajas. Al finalizar el turno, se roba una carta de orden, se realiza la fase de "lore" realizando una de las 3 acciones (robar 2 cartas y tomar una, robar una carta y un punto de lore, o robar 2 puntos de lore), y se roban los puntos de victoria si se cumple alguna de las condiciones de la carta de escenario. Una vez realizado todo esto, juega el siguiente jugador, así hasta que termina la partida.

Si al comienzo de un turno del jugador inicial, uno de los 2 jugadores ha conseguido al menos 16 puntos, se comprueba cuál de los 2 tiene más puntos de victoria y ese es el vencedor. 

Dados especiales. Solo 4 en la caja, pocos para mi gusto...
Uno de los puntos más interesantes de este juego son los ataques (como es normal), que se realizan con dados especiales, que indican si se causa una baja, si se obliga a la unidad a retirarse, si se realiza la acción especial de la unidad, o si simplemente se roba un punto de "lore".

Otro punto que es muy, pero que muy decisivo son las cartas de "lore" (como es lógico, recordemos que el juego se llama Battlelore). Estas cartas indican cuando se han de jugar y el coste en puntos de "lore" que tienen. Estas cartas hacen cosas tan interesantes como poner trampas en el tablero, sanar unidades completas, o activar unidades extra durante el turno, y realmente pueden ser decisivas (como lo fueron en la partida que jugamos).

Poco más que decir de manera objetiva sobre el juego... tiene un precio elevado (bastante elevado, la verdad, unos 70 euros), la rejugabilidad es muy alta, entre los 49 escenarios posibles que tiene, y que en cada partida se deciden qué unidades poner y dónde poner de todos los hexágonos posibles, hacen que aunque nos duela, los 70 euros estén bien invertidos.


DATOS DEL JUEGO
Editorial: Edge Ent/Fantasy Flight Games
Precio medio: 70€
BGG
Average Rating: 8.20
Geek Rating: 7.248
Board Game Rank: 142


OPINIONES DE LOS JUGONES DEL APOCALIPSIS 

HAMBRE:
Bueno, qué queréis que os diga?? tengo casi todo lo que salió de la primera edición a falta de 2 expansiones, además tengo todo lo que salió de Runebound a falta de 2 expansiones también, este juego tenía mi nombre en la portada.

Creo que la simplificación hace que el juego sea más accesible, este tiene unas 20 páginas de reglas, su predecesor tenía más de 40, aunque para nuestro gusto había ciertas cosas ambiguas que decidimos sobre la marcha de mutuo acuerdo (al final lo importante es pasarlo bien). Además las diferencias no son tantas, y si has jugado al anterior (o incluso a algún otro con el mismo sistema de Richard Borg) no te costará nada meterte en la faena.

Para mí sigue siendo un 7, por debajo de la primera edición, pero un 7 a fin de cuentas, con mucha rejugabilidad y horas de juego, la única pega que le pongo, por poner alguna, es el abandono del juego por parte de la editorial FFG, sacaron la caja grande, una aplicación de iPad con el mismo juego, y un año después espero que saquen más miniaturas, cuando podrían incluso sacar facciones nuevas de las que pueblan Terrinoth, pero bueno... esto no quita para que los "leuros" invertidos estén bien invertidos y lo vayamos a jugar más veces.

MUERTE:
Ya comenté en un post anterior que soy fan de Richard Borg y su serie de juegos, y pese a que me gustan más aquellos con ambientación histórica, los Battlelore tampoco están mal. De lo que te das cuenta nada más comenzar es de su sencillez. En comparación con los Commands & Colors son mucho más sencillos y directos... Lo cual no es intrínsecamente malo, pero si hay momentos en el que el juego adolece de simplicidad. Las cartas de Lore (acciones especiales, magia, y cosas así) son el toque que le dan al juego su 'carisma'. Sin ellas, el juego sí que pecaría de simplista.

Respecto a la edición en sí... Es de FFG, qué más queréis que os diga. Minis de plástico por doquier (bastante conseguidas, la verdad), diseño gráfico excelente y material de buena calidad.

Pero (casi todo tiene un pero) la redacción de las reglas, y su 'orden' es algo a mejorar. No entiendo la moda de FFG de dividir las reglas en dos cuadernillos, uno con el reglamento, y otro con los términos/palabras clave de juego. Supongo que lo harán para simplificar y allanar la curva de aprendizaje, pero para mí es muy lioso. Se pierde mucho tiempo buscando, y pensando en cómo o bajo qué palabra clave habrá puesto el redactor esta o aquella regla.

¿Mi puntuación? Un 7... Es divertido, bueno y ágil, pero igual se me queda algo corto en ocasiones. Tengo ganas de que El Hambre me saque el Battlelore 1ª, que me dice que me va a gustar bastante más.

PESTE:
Hace tiempo que jugué a este juego con mi compañero GUERRA y debo decir que me agrado mucho su sistema de juego, bien es verdad que no siempre vas a tener la posibilidad de hacer lo que te gustaría cada turno, pues el sistema de "mover las tropas" es bastante aleatorio.

Dispones de una mano de cartas que las juegas según tus necesidad, unas cartas te indican en que zona del tablero puedes mover tus tropas y otras cartas te permiten activar habilidades para tus tropas o para fastidiar a las tropas del contrario. Recuerdo que la partida que jugué fue muy reñida y divertida, cada jugador intenta completar su misión mientras le entorpece al contrario y resulta que el mata mata no es algo indispensable en el juego.
Quizá el punto mas complicado que tiene el juego es la forma en que las reglas esta redactadas, recuerdo una pequeña bronca que montamos a la hora de interpretar y usar una regla, espero que en la versión traducida este mas clara la cosa (ejem ejem...).

Resumiendo, es un juego vistosos, los materiales son de buena calidad (las miniaturas son preciosas), las reglas son sencillas de aprender (quizá alguna sea un pelin mas complicada).
Es una pena lo abandonado que esta el juego de expansiones, alguna raza mas no le vendría mal, aún así, yo le doy un 7,5, me gusto mucho en su día y como ya esta en castellano seguramente me lo comprare mas pronto que tarde.